Posteado por: MSR Galicia | 16/10/2012

¿Justicia? depende del bolsillo

Imagen

MSR-Galicia / Ni uno de los máximos responsables políticos que gestionaron la catástrofe del ‘Prestige’, responderán por ello. Al contrario, según han recordado la ONG ‘Greepeace’ y el colectivo ‘Nunca Máis’, todos ellos ascendieron en su carrera política y, 10 años después de que las playas se llenaran de chapapote, dirigen las más altas instancias del país.

El entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, es presidente de la Fundación FAES miembro del Consejo de Administración de News Corporation , el conglomerado mediático de Rupert Murdoch, también forma parte del Grupo Asesor Europeo de la European Business Awards y del Consejo Europeo sobre la Tolerancia y la Reconciliación, además de asesor externo de Endesa, puesto por el que cobra 200.000€, a los que hay que unir los más de 70.000 que percibe como ex presidente. En los días de la catástrofe tardó un mes en viajar a Galicia y presentó un plan, el famoso Plan Galicia, que nunca llegó a ejecutarse. Sus frases fueron muchas y desafortunadas, pero ninguna comparada con la de su mujer, hoy alcaldesa de Madrid, “en  la catástrofe del “Prestige” sólo hay un culpable: el barco”.

Mariano Rajoy, que cuando el buque se fue a pique era vicepresidente y portavoz del Ejecutivo, además de ministro de la Presidencia, fue el encargado de asumir la coordinación de la gestión de la crisis. Para la posteridad quedan declaraciones suyas, como aquellas en las que aseguraba que la marea negra no alcanzaría las costas o que del buque salían “pequeños hilillos de plastilina en estiramiento vertical”. Además, aseguró que el vertido “afectaba a una parte importante de A Coruña”, pero que “no era una marea negra”, además de intentar tranquilizar a la población explicando que el fuel del Prestige” era “el menos tóxico de todos cuantos vertidos había sufrido Galicia”. También son recordados sus rechazos de la versión portuguesa de la evolución de la marea o aquella frase del 4 de diciembre, cuando negaba que el crudo hubiera llegado a las Rías Baixas, mientras millares de marineros luchaban ya contra la marea negra con sus propios medios. El 5 de diciembre se ve obligado a reconocer que el fuel seguía saliendo del Prestige, aunque lo hacía con la célebre frase de los “hilillos de plastilina”. Tan sólo unos días después, reconoce que esos hilos son 125 toneladas de fuel al día.

Francisco Álvarez Cascos, era en la fecha del naufragio, ministro de Fomento, responsable de la elaboración y puesta en marcha de los planes de emergencia en caso de una catástrofe como la del petrolero y artífice del Plan Nacional de Contingencias por Contaminación Marina Occidental, que se aprobó en 2001. Ninguna de las actuaciones se llevaron a cabo según este plan , no consultó a expertos independientes ni profesores universitarios a la hora de decidir alejar el Prestige de las costas, en una iniciativa que no contó con ningún informe científico a favor. “Asumo la ratificación de todas las decisión de las capitanías, oídos los prácticos de los puertos, y asumo la responsabilidad de haberlas apoyado y de no haber introducido modificación ninguna” declaró, entonces, Cascos, a quien le molestó sobremanera que se difundiese que mientras la marea negra entraba en Galicia él estaba de caza. Por supuesto, de ninguna manera ha asumido las decisiones, tal y como dijo solemnemente, en su lugar las asumirá  el entonces director general de la Marina Mercante, José Luis López-Sors, quien se sienta desde hoy en el banquillo de los acusados. Cascos siguió con su carrera política y llegó a presidente del Principado de Asturias, cargo que detentaría únicamente 10 meses, tras ser derrotado en las elecciones anticipadas que convocó cuando no pudo aprobar los presupuestos de la comunidad.

Miguel Arias Cañete, en la época de la catástrofe del Prestige, era lo que es hoy: ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación. Aunque sus competencias no debían ser importantes en la gestión de la marea negra, sus decisiones y opiniones sobre el problema son especialmente recordadas, como cuando aseguró que en quince días podrían abrirse los caladeros de pesca o,aquella en la que sentenció, “con el remolque del Prestige a aguas internacionales se consiguió evitar un desastre ecológico del que el sector pesquero habría tardado años en recuperarse”. Además, este ministro, que de acuerdo con los datos de Greenpeace, posee 325.000 € en participaciones en empresas petroleras, llegó a decir que el vertido estaba “controlado” y que no derivaría “en consecuencias para las poblaciones pesqueras ni para las especies marinas gracias a la rápida actuación de las autoridades”.

Jaume Matas, era el ministro, ni más ni menos, que de Medio Ambiente, responsable de la ineficacia de la limpieza de las playas y de que no se haya realizado ningún plan integral para paliar los daños causados por la marea negra. Esto fue lo que dijo, entonces, ”el Gobierno actuó con diligencia, eficacia y coordinación. Desde el primer momento tomó las medidas necesarias para evitar daños mayores ante un desastre de esta naturaleza”. En 2007 dejó la política después de perder las elecciones al Parlamento balear. Está imputado por doce delitos relacionados por corrupción cometidos durante su etapa en el Govern. En marzo de 2012 fue condenado a seis años y dos meses de prisión.

Arsenio Fernández de Mesa, delegado del Gobierno en Galicia durante la época del Prestige y nombrado, entonces, vocal de la Comisión interministerial para el seguimiento de los daños causados por el buque, participó en la decisión de alejar el petrolero de las costas gallegas sin que expertos cualificados examinaran el barco. Quedan para la historia alguna de sus frases “el destino del fuel en el fondo del mar es convertirse en adoquín” o “es casi imposible que el crudo llegue a las Rías Baixas”. En la actualidad es director general de la Guardia Civil.

A ellos hay que añadir otros nombres como Federico Trillo, ministro de Defensa, hoy embajador en Londres, y sus sentencias, “pensamos en bombardear el Prestige para hundirlo o hacer arder el fuel” o “una primera impresión de la situación allí, después de haber sobrevolado la zona, es bastante positiva, ya que puedo decir que no hay playas manchadas de chapapote. Esto dice mucho del buen trabajo que se ha esto haciendo hasta ahora y empieza a crear una esperanza para el futuro; las playas estaban limpias y esplendorosas, la visión era magnífica”; Javier Gárate, por entonces director de Sasemar; Ángel del Real, capitán marítimo de A Coruña; Serafín Díaz, inspector de Capitanía Marítima; o Enrique López Veiga, conselleiro de Pesca, hoy senador, el autor de esta perla, “con el Prestige a 60 millas el riesgo no es alto” sin dejar de recordar al presidente de la Xunta de entonces, el fallecido Manuel Fraga, “ya ha pasado el peligro más grave”, “estuve de cacería cuatro horas y me volví sin comer”, o “se tomó la decisión menos mala, aunque la menos mala fue más mala de lo que estaba previsto”.

¡Y qué decir de los banqueros! la otra casta que no solo no paga por sus delitos y robos si no que, del mismo modo, se hace más rica a costa de todos, con el dinero de todos. ¿Ejemplos? sin ir más lejos uno que nos toca de cerca, por lo sangrante de la tomadura de pelo y porque hablamos de gente que se hace de oro a costa de echar a familias enteras de sus hogares.

Hablamos de Javier García Paredes el ya ex director general adjunto ejecutivo de Novacaixagalicia (NCG), Javier García de Paredes, argumentó este lunes que con los 5,3 millones de euros que cobró de manera anticipada a modo de prejubilación ahorró una buena cantidad de euros a la entidad bancaria.

Así lo afirmó el ex directivo de este lunes ante la Audiencia Nacional. En dicha comparecencia alegó que llevarse ese dinero antes de lo previsto permitió un ahorro a la entidad de 1,5 millones de euros en concepto de intereses.

García de Paredes ha sido el primero de los ex directivos de NCG que declaran ante el juez Ismael Moreno, que le imputa indiciariamente un delito de administración desleal, el mismo que a los otros cuatro ex directivos de la entidad gallega que irán compareciendo durante los próximos días.

García de Paredes ha sido el primero, pero no el único. Está previsto que este miércoles haga lo mismo Gregorio Gorriarán, el jueves, Óscar Rodríguez Estrada, y el viernes 19, el exdirector general de la caja ya fusionada, José Luis Pego. También lo hará el ex copresidente Julio Fernández Gayoso, citado el 22 de octubre.

El magistrado les imputa a los cinco ex directivos la comisión de un delito de administración desleal o, alternativamente, de un delito de apropiación indebida. La Fiscalía les reclama la devolución de, al menos, 7,8 millones de euros.

Y es que hablamos de dos clases “emparentadas”, que se ayudan, se cubren y financian entre sí. Ladrones de guante blanco, descarados, que saben que pueden hacer todo esto sin miedo porque el pueblo no les va a hacer nada.

Demostrémosles que se equivocan, que no hay pan para tanto chorizo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías