Posteado por: MSR Galicia | 16/07/2010

Galicia y Buenos Aires

Galicia y Buenos Aires tuvieron y tienen una gran relación. La fisonomía de esta gran capital del Sur no sería la misma sin los gallegos. Todos saben que en la Argentina a todo español se le dice gallego, porque en la inmigración masiva de españoles a la Argentina de fines del siglo XIX y principios del XX, predominó la gente de Galicia. La representación de la Xunta en Buenos Aires francamente parece una embajada, pero no veo que su rol vaya más allá de la superficialidad política y los negocios.

Galicia, seamos descendientes de gallegos o no lo seamos, siempre ha sido algo familiar, pero como toda nuestra cultura europea sufre un fuerte ocultamiento, no sabemos exactamente hasta dónde ha llegado esa influencia. Yo sostengo que si ese estudio cultural algún día se hiciera libremente, nos sorprenderíamos de cuánto se nos niega y cuánto se nos oculta.

Por esas bondades de la globalización, mirando el canal de televisión de Galicia, veo sus paisajes, sus antiguas piedras, su gente, y resultan para mí algo sumamente familiar. Admiro ese mundo mágico y tradicional, esas aldeas, esa música que afortunadamente puedo disfrutar en vivo en mi propia ciudad, muñeiras incluidas. Sin embargo me preocupa pensar, si todo eso tan bello y milenario no será muy pronto arrasado -como casi todo- por la usura y la especulación inmobiliaria, por la ausencia de una política adecuada, hasta el ahogo final de esa forma de vida.

Reflexiono y me pregunto cómo puede ser que el amor a una tierra, a una historia y la elevada tradición espiritual de un pueblo puedan ser destruidas porque ese pueblo va perdiendo la dimensión política de las cosas, siendo que una política propia y necesaria, es la única forma posible de defender y preservar las cosas atesoradas y construidas a través de los milenios, desde las más sencillas hasta las más complejas. El folklore como todo, puede se vaciado de contenido, aislado, devaluado, cuando la vitalidad, la energía y la voluntad de un pueblo decaen, y este deja en manos de otros el asunto sustancial, de construir un poder necesario para proteger las cosas más valiosas.

Galicia es Galicia porque es España y también es Europa, y seguirá siendo Galicia mientras tenga consciencia de eso. Del mismo modo que Buenos Aires dejará de ser Buenos Aires cuando los pasos de los gallegos se borren de sus calles y de sus edificios. En los bares de Buenos Aires que son creación de los gallegos, es donde todavía hoy los porteños -aunque no tengan conciencia de eso- conservan una forma de vida ancestral junto con la particular.

La pérdida de consciencia política, de cuáles son los lazos culturales y los deberes a cumplir para seguir siendo lo que somos, fomenta nuestra destrucción, y aún siendo tan buenas personas como suelen ser los gallegos, no podrán impedir que esas bellas tradiciones y esos lugares mágicos, que conforman una parte imprescindible de la esencia cultural europea se pierdan. Desde Buenos Aires también se puede amar a Galicia, porque hubo y hay mucho amor gallego en esta ciudad.

Pero a la usura no le importan los bares gallegos de Buenos Aires ni los lugares sagrados de Galicia. Ellos no necesitan magia ni canciones, ni proteger y respetar las tradiciones y el trabajo de un pueblo, y vendrán a por todo, porque eso es lo único que saben hacer cuando no hay una fuerza política popular, identitaria y social que se les oponga.

De nuestro amigo y camarada Juan Pablo Vitali para el blog de la delegación gallega del MSR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías